Hacienda Real: el steakhouse de Guatemala por excelencia

En cualquier parte del mundo, un verdadero amante de los asados saldrá de su camino para comer un buen pedazo de carne.  Y hay una buena razón por la cual las personas han venido (y siguen viniendo) por años a Hacienda Real.  Platillos como el Lomito/Puyazo Real así como los mejores cortes importados (Real Cowboy y NY Steak) demuestran que Hacienda Real es, por excelencia, la casa de los steaks en Guatemala.

Este ajetreado restaurante ofrece jugosos cortes de carne de res, calidad Premium, nacionales e importados asadas al carbón así como una gran variedad de carnes de cerdo (también jamones ibéricos y chorizos)  y mariscos super frescos.   Cuando está bien cocinada, una carne es de las comidas más satisfactorias que puedes saborear.

Hay muchos factores, desde la calidad de la carne hasta la manera y tiempo como es preparada y asada a la temperatura exacta, que hacen de Hacienda Real una institución que ha servido los mejores churrascos al público durante 25 años.

El restaurante está muy bien decorado;  tal como lo dice su nombre el espíritu que se refleja es el de una hacienda colonial, con paredes de adobe, galeras y muebles de madera que combinan a la perfección con los artículos de cuero y barro que complementan la decoración.  Hacienda Real tiene alma de finca, con vistas a la parrilla y al tradicional comal de barroy leña de donde salen las tortillas recién hechas que son el acompañamiento ideal para la comida.

En la carta se repasan las características delos ganados con los que se trabaja. Para cada pieza, se sugieren los cortes y pesos (en onzas) en función al número de comensales (2-3 personas).    En lo que a precios se refiere, acá se es feliz por Q200 (unos 25 euros aproximado por platillo).

Las entradas que se sirven en el restaurante evidencian la calidad de lo que sigue como plato fuerte.  Son deliciosas las zanahorias  y el consomé que el cliente recibe de cortesía al sentarse a la mesa.

En Hacienda Real es obvio que los anfitriones quieren que el cliente disfrute la comida como quiera, no como ellos quieran y prueba de eso es que siempre se sirve preguntando al cliente por el punto de asado deseado (término medio, tres cuartos, etc) y preguntando por los acompañamientos de su elección.  Te recomendamos pedir una doble ración de los muy chapines “frijoles volteados” porque una porción llega a quedarse corta y el cliente deseará una repetirse por lo bien que combinan con las tortillas recién salidas del comal.  Aunque si lo prefieres, puedes combinar tu pedazo de carne con elote asado, guacamol, cebollitas o papas al horno.  Para los niños hay exquisitas hamburguesas, hechas con las más finas carnes asadas al carbón,  papitas fritas y helado.

Entre los aciertos del restarante, está la selecta bodega de vinos (preponderan los tintos) y la amplia carta de finos licores, selección a la que podríamos referirnos como convencional, pero completa y muy bien escogida.

Los postres también dan la talla, así que para irte totalmente satisfecho, te recomendamos probar el pie de elote, un delicatesen muy guatemalteco que puedes acompañar con de una taza de café.  En Guatemala se toma café no sólo para desayunar sino también para almorzar, refaccionar y cenar.  En Hacienda Real no hay secretos ni hay experimentos para preparar el café,  sólo pides uno de 8 oz. y listo, te servirán los mejores blends (de calidad mundial) de las distintas regiones del país.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *